Flujo vaginal: ¿Qué nos indica?

flujo vaginal

Flujo vaginal: ¿Qué nos indica?

Los fluidos que segrega naturalmente nuestro organismo permiten que este funcione correctamente, por lo que una anomalía en nuestros flujos puede indicar la presencia de un problema de salud. El sistema reproductor femenino funciona gracias a la regulación hormonal de los ciclos menstruales. A lo largo de cada ciclo, las mujeres segregan un flujo vaginal que varía en función de la etapa menstrual en la que se encuentran.  

¿Qué es el flujo vaginal?

Hablamos de flujo vaginal ante cualquier secreción vaginal distinta del sangrado menstrual: desde el flujo cervical producido durante todo el ciclo hasta el fluido de excitación ocasional.

Por un lado, el fluido de excitación tiene por función principal lubricar la zona de penetración y establecer los niveles de pH vaginales correctos para la recepción del esperma masculino.

Sin embargo, el papel desempeñado por el flujo cervical va más allá.

Este líquido está compuesto de bacterias que permiten mantener limpia y húmeda la vagina, protegiéndola de infecciones y otras enfermedades.

Asimismo, los cambios del flujo a lo largo del ciclo facilitan o impiden el desplazamiento de los espermatozoides según el momento del ciclo menstrual.  

Así, la secreción de flujo vaginal es determinante para la fertilidad de la mujer: permite (o no) que los espermatozoides pasen por el cuello del útero para llegar a fecundar el óvulo.

¿Cómo afecta al ciclo menstrual?

Por lo general, las mujeres desconocen lo que indican los cambios naturales del flujo vaginal conforme se desarrolla el ciclo menstrual. Entender estos cambios resulta interesante para evitar preocupaciones innecesarias.

Los cambios que corresponden a un ciclo menstrual normal son:

Muchas veces, estos cambios vienen determinados por el aumento o disminución de la producción de las hormonas sexuales durante las distintas etapas del ciclo menstrual. Sin embargo, cada cuerpo es un mundo y cada mujer funciona de forma distinta, por lo que este patrón estándar no tiene por qué reproducirse de forma exacta en cada cuerpo.

Presta atención a la forma en que tu cuerpo cambia para saber detectar irregularidades, en caso de que se produzcan. 

Señales de alerta en tu flujo vaginal

Tanto la producción de flujo vaginal como los cambios que este experimenta a lo largo del ciclo menstrual son normales. Sin embargo, ciertos signos pueden significar que algo anormal está afectando a tu ciclo.

A la hora de evaluar el estado de nuestras secreciones vaginales, debemos prestar especial atención a la cantidad de flujo, su color y consistencia.

  • Cantidad. Un aumento significativo en la cantidad de flujo secretado no es buena señal. De la misma manera, la ausencia de flujo vaginal indica sequedad vaginal.
  • Color. El color más habitual del flujo vaginal es el blanco. Sin embargo, otros colores como el amarillo, el verde o el marrón son indicadores de que algo no va bien y, en estos casos, lo mejor es visitar a un especialista.
  • Consistencia. Una consistencia extremadamente ligera o demasiado espesa puede ser señal de mala salud.  

Además de estar atentas y observar regularmente nuestro flujo, también debemos aprender a escuchar a nuestro cuerpo: ciertos síntomas como el picor, escozor o dolor en las partes íntimas pueden confirmar la presencia de una infección o enfermedad.

Te puede interesar >> ¿Por qué tu apetito sexual aumenta durante el período?

administrador
administrador, on in Uncategorized

Deja una respuesta

*