Todo lo que realmente debes saber sobre la reserva ovárica

Reserva ovárica

Todo lo que realmente debes saber sobre la reserva ovárica

Antes de su nacimiento las mujeres tienen una reserva ovárica de unos 7 millones de óvulos y al nacer ésta se reduce a unos 2 millones. A lo largo de su vida esta cantidad no aumentará, ya que su cuerpo no producirá nuevos óvulos.

¿Qué pasa con esos millones de óvulos?

Se trata de una cantidad enorme de óvulos que, en principio, valdrían para tener más de un millón de menstruaciones. Por suerte no es así y este número tan grande se va reduciendo constantemente hasta agotarse con la llegada de la menopausia. Hay tres etapas importantes y bien diferenciadas en lo que se refiere a reserva ovárica.

La primera etapa en la que se produce una reducción drástica de la reserva ovárica es la llegada a la pubertad. Cuando se produce la primera menstruación, la cantidad de óvulos ya está por debajo de los 500.000. Seguirá disminuyendo con el paso de los años. En cada menstruación se madura un solo óvulo (que podría dar lugar a embarazo) pero cerca de 1000 ovocitos inmaduros morirán en ese ciclo.

En la vida de una mujer con funcionamiento ovárico normal, sólo alrededor de 500 ovocitos llegarán a ser óvulos maduros.

La segunda etapa en la que la reserva ovárica se ha recudido de nuevo a la mitad sucede cuando la mujer cumple los 35 años. A partir de ese momento la cantidad de óvulos disminuye más rápidamente y pronto pueden aparecer dificultades para lograr el embarazo. No sólo por el menor número de ovocitos sino por su peor calidad.

La tercera y última etapa, en la que se produce el agotamiento final de los óvulos, es la menopausia.

¿Entonces todo depende de la edad?

La edad es, sin duda, un factor de gran importancia, pero no es el único que influye en la cantidad y calidad de los ovocitos. Mujeres de la misma edad pueden tener una reserva ovárica diferente debido a tres factores:

  • la reserva inicial
  • el ritmo de pérdida
  • la influencia de factores externos o individuales

La cantidad inicial de óvulos es aproximada y similar en la mayoría de mujeres, pero no idéntica. De igual modo, no existen edades fijas en las que una mujer empieza a tener la regla o alcanza la menopausia.

El ritmo de pérdida también es diferente en cada mujer. Eso se debe a la influencia de factores externos o individuales como, por ejemplo:

  • una enfermedad u operación que afecte a los ovarios
  • tratamientos de enfermedades crónicas
  • radioterapia o quimioterapia
  • menopausia precoz o enfermedades genéticas
  • problemas de salud que perjudiquen el desarrollo de los óvulos (endometriosis)

Para que una mujer pueda conocer su reserva ovárica y poder actuar en consecuencia, lo mejor es realizar una analítica hormonal completa, además de una ecografía de los ovarios.

administrador
administrador, on in Uncategorized

Deja una respuesta

*